By | December 17, 2019
Cómo hackear wifi

Desde hace unos años, las redes locales en hogares y oficinas han dejado de ser por cable. El protocolo Wi-Fi se ha instaurado como todo un estándar gracias a las facilidades que presenta. Cualquiera, desde un móvil, un PC o cualquier otro dispositivo, puede conectarse a las redes para compartir contenidos con otros conectados a ella, o por supuesto tener acceso a internet. Un sistema sencillo y limpio, que no requiere cables y que facilita las cosas de manera exponencial.

Pero también uno que puedes hackear si sabes cómo hacerlo. Si tienes curiosidad, sea por meros fines didácticos o porque quieres poner a prueba la seguridad de tu red Wi-Fi, aquí te vamos a explicar cómo hackear la contraseña de las redes inalámbricas. Esa puerta que impide el paso a quienes no tienen la llave adecuada se puede derribar, pero solo si tienes cierta maña y mucha paciencia.

Lo que debes saber antes de empezar

Estás deseando empezar a aprender a piratear redes Wi-Fi a través de los métodos que vamos a explicarte aquí, pero, antes de que te pongas manos a la obra, te conviene saber que hay situaciones en las que puedes hacerlo y situaciones en las que no puedes, como también momentos en los que no debes por cuestiones legales. Las técnicas que vamos a explicar aquí son completamente legales, por lo que no vas a tener que preocuparte por la dudosa procedencia de aplicaciones ni nada por el estilo; no obstante, te conviene saber que, a la hora de actuar, hay que tener muy presente lo que dice la ley al respecto.

La protección de datos se ha convertido en un asunto muy delicado en la era de internet, hasta el punto de que hace poco hubo una modificación de las leyes para endurecerlas y garantizar una mayor protección de todo lo relacionado con la información de los usuarios en las redes. Esto, por supuesto, ha tenido su repercusión en todo lo que tiene que ver con piratear redes inalámbricas y obtener su contraseña. Por eso, y para que no haya dudas ni peligros, te vamos a explicar cuándo puedes seguir cualquiera de los procedimientos que te vamos a explicar más adelante.

Condiciones legales

La ley establece dos condiciones principales para quienes quieran hackear una red inalámbrica, y ambas se reducen a un planteamiento muy sencillo: necesitas tener permiso del propietario de la red para hacerlo o, en su defecto, ser dueño de la misma. Cumpliendo cualquiera de esos dos aspectos, podrás proceder sin problemas y sin miedo a sufrir alguna respuesta legal que te perjudique considerablemente.

Hablamos de perjudicar seriamente, porque hay países en los que se han dado penas de más de 3 años por hackeo de dispositivos y/o de redes Wi-Fi. Por lo tanto, te conviene tener todo esto muy presente para evitar que haya problemas mayores. Recuerda todo lo que te hemos explicado aquí si quieres operar con seguridad. Si decides ir por tu cuenta y no prestar atención, entonces debes tener muy presente que todo recae bajo tu propia responsabilidad.

Cómo hackear una red Wi-Fi sin contraseña

No te vamos a engañar, la mejor forma de piratear una red inalámbrica es consiguiendo su contraseña de acceso. No obstante, si quieres probar algo distinto y menos engorroso, posiblemente te interesará saber que existen otras técnicas con las que hackear wifi sin necesitar su clave. No son las más eficaces que pueda haber y, en numerosas ocasiones, requieren entrar en contacto directo con el router en cuestión. Pero sí, se pueden llevar a cabo.

La primera técnica es la más sencilla de todas. Si el router cuenta con un botón de WPS para facilitar las conexiones, tan solo tienes que pulsarlo y acceder desde el dispositivo que desees para acceder. Es así de simple y fácil. Este mecanismo se planteó con el fin de agilizar las conexiones a las redes, pero también pone las cosas fáciles a quienes quieran colarse en ellas rápidamente. Es más, existen algunas apps que permiten activar el WPS sin necesidad de pulsar el botón, permitiendo así la conexión a quien lo desee.

La otra forma de proceder, algo más compleja, es reiniciando los valores de la configuración del router. En este sentido, lo que hay que hacer es pulsar el botón de Reset y mantenerlo durante un tiempo, para lo que probablemente necesites algún hierro o material fino. Si lo haces así, o incluso presionas una combinación de botones, el dispositivo volverá a sus valores de fábrica, por lo que tendrá un acceso mucho más sencillo que el que seguramente tendría. Este es el momento perfecto para utilizar una aplicación de hackeo o, incluso, de probar con una contraseña a ciegas.

Por supuesto, estas opciones no te garantizan que consigas piratear la red por completo; pero son sencillas, gratuitas y se llevan a cabo en muy poco tiempo. Puedes probarlas si quieres, aunque no te aseguramos que consigas el resultado deseado. Si quieres algo con una tasa de acierto total, lo mejor es que sigas leyendo lo que tenemos que contarte a continuación.

Cómo hackear wifi

Cómo hackear la contraseña de una red Wi-Fi

Ahora sí vamos a entrar al quid de la cuestión, ese asunto que tanto te interesa. Para piratear la clave de una red inalámbrica, vas a necesitas un buen puñado de horas, aunque no tendrás que estar frente a la pantalla constantemente, y una serie de programas y herramientas algo más avanzados. Se necesita hacer una especie de auditoría de la red, una monitorización en la que tu dispositivo actúe como intermediario en el envío y recepción de información para ir descifrando la contraseña.

Un proceso algo laborioso que, aquí, vamos a tratar de simplificar al máximo para que puedas seguirlo con facilidad y sin tener miedo a perderte en una maraña de funciones y comandos. En el fondo, verás que es más sencillo de lo que aparenta aunque, eso sí, vas a necesitar aplicaciones especiales y mucha paciencia.

Piratear desde el PC

El proceso de hackeo de redes wifi en PC pasa por la necesidad de descargar una distribución de Linux especial, como pueden ser Kali o Wifiway, instalarla en una unidad USB y utilizarla como dispositivo de arranque en tu ordenador. Así, accederás a este sistema operativo en lugar de al que tuvieras habitualmente y podrás proceder. Este requisito es fundamental, como también el de detectar la red inalámbrica a piratear desde tu ordenador. Si cumples ambos, coge asiento y prepárate, porque vamos a empezar.

Estos son los pasos para piratear la contraseña de una red Wi-Fi desde tu PC:

  1. Descarga la distribución especial de Linux en tu unidad USB e instálala en él. Tendrás tan solo que copiar datos.
  2. Entra en la BIOS de tu ordenador y modifica la secuencia de arranque (Boot). Tienes que establecer la unidad USB como lo primero a leer para arrancar.
  3. Guarda la configuración al modificarla y reinicia el ordenador con la memoria USB conectada.
  4. Deja que cargue el sistema operativo nuevo. Tendrás que esperar entre unos segundos y unos minutos en función de tu PC.
  5. Cuando ya estés dentro del sistema, abre una consola de comandos o un terminal.
  6. Dentro de esta nueva ventana, escribe el comando “airmon -ng” para ver si hay compatibilidad con tu tarjeta inalámbrica. Si la hay, puedes seguir. Si no, tienes que cambiarla.
  7. Ahora hay que limpiar procesos. En la misma ventana, escribe “airmon -ng check kill”.
  8. Seguimos con los comandos para introducir esta vez el siguiente: “airmon -ng start wlan0”. Con esto activarás el modo monitor para tu tarjeta, siempre y cuando el 0 corresponda a tu adaptador. Echa un vistazo al apartado “Interface” para comprobarlo y asignar el número que corresponda.
  9. Ahora, avanzamos para comenzar a captar información de la red wifi. Introduce “airodump -ng wlan0mon”. Recuerda que el número depende del introducido en el apartado anterior.
  10. No te agobies con todo lo que aparece ahora por pantalla. Busca el nombre de la red a piratear en la columna “ESSID” y anota tanto su “BSSID” como su “CH”. Son datos que vamos a necesitar.
  11. Con la información anotada, ahora introduce el comando “airodump -ng -‘CH’ -bssid ‘BSSID’ -write ‘nombredearchivo’ wlan0mon”. En ‘CH’ y en ‘BSSID’ tienes que escribir los datos correspondientes y apuntados en el punto 10. En ‘nombredearchivo’, el del fichero donde quieras guardar la información, usa uno fácil de memorizar.
  12. No cierres esa ventana y, en lugar de seguir en ella, abre otro terminal para eliminar conexiones a esa misma red. Recomendamos hacer este proceso de noche sobre todo, ya que una desconexión de todo en la red puede ser sospechoso.
  13. Escribe en este nuevo terminal lo siguiente “aireplay -ng -0 10 -a ‘BSSID’ -e ‘ESSID’ wlan0mon” usando los datos anotados en los campos correspondientes.
  14. Deja que este proceso trabaje hasta que logre establecer la conexión, o hacer el “handshake”.
  15. Ahora, vamos a hallar la clave de verdad. Introduce en la misma ventana el comando siguiente: “aircrack -ng ‘nombredearchivo’ -w ‘diccionario'”. Este ‘nombredearchivo’ es el mismo que creaste en el punto 11, que tendrá la extensión .cap. Por otra parte, en ‘diccionario’ debe ir el nombre del archivo que contenga el diccionario para descifrar contraseñas. Si miras las carpetas de la herramienta que usas, lo localizarás. Se identifica fácilmente porque tiene la extensión .txt.
  16. Tras eso, tendrás que dejar al ordenador trabajar con el envío y recepción de información. Este es el paso más largo de todos, porque puede requerir incluso una decena de horas para descifrar la contraseña que deseas.
  17. Una vez logre su objetivo, verás que aparece un mensaje con la frase “KEY FOUND!”. A su lado tendrás la clave que buscabas.

Ahora, puedes coger tu smartphone o tu mismo PC y conectar a la red wi-fi que acabas de piratear usando la contraseña que has averiguado. Has necesitado 17 pasos, pero, con ellos, has conseguido descifrar la clave y acceder a la red partiendo de no tener ninguna información sobre ella.

Piratear desde el móvil Android

Los teléfonos móviles Android son los más indicados si se quieren piratear claves de Wi-Fi porque, en el fondo, parten del mismo núcleo que los sistemas operativos Linux, UNIX, y eso les da cierta versatilidad para el trabajo multitarea, algo imprescindible para llevar a cabo este procedimiento. Huelga decir que estos dispositivos no son tan capaces como un PC para esta tarea, y que los requisitos para poder hacer el hackeo son más elevados, pero igualmente es posible llevar a cabo el proceso.

Vas a necesitar una app llamada Bcmon, que tendrás que descargar a través del navegador, haber rooteado tu teléfono y, además, asegurarte de que su chip sea un Broadcom BCM4330 o 4329. Estos requisitos son fundamentales y, si no los cumples, no podrás aplicar el proceso que vamos a explicar. ¿Los cumples? Entonces, vamos allá.

Así pirateas una red Wi-Fi con tu móvil Android:

  1. Descarga la aplicación Bcmon en tu teléfono e instálala. Si no lo has hecho antes, tendrás que modificar los ajustes para permitir la instalación de apps de origen desconocido.
  2. Además de esa, descarga la app Reaver. Es fundamental en este proceso.
  3. Una vez las hayas instalado, abre Bcmon y procede a activar el modo monitor para tu dispositivo.
  4. Deja esa aplicación abierta y abre, a continuación, Reaver. Tendrás que confirmar que vas a usarlo con fines legales (recuerda las condiciones que hemos explicado arriba).
  5. Acto seguido, elige la red que quieres hackear y pulsa el botón de “Continuar” para seguir. En caso de fallo, vuelve a Bcmon y comprueba que todo va bien.
  6. Sigue en Reaver y selecciona la opción “Configuración automática avanzada” para que el programa haga los ajustes pertinentes para funcionar correctamente.
  7. Ahora, comienza el hackeo pulsando el botón de inicio y deja que el teléfono trabaje.
  8. Al cabo de un tiempo, puede que incluso más de 10 horas, verás que aparece por pantalla la clave de acceso a la red. ¡Ya lo has conseguido!

El uso de un smartphone no es el más aconsejable para hackear contraseñas wi-fi, ya que estos dispositivos no están preparados para hacer una tarea que requiera tanto esfuerzo. Como habrás podido ver ya, hace falta cumplir con un chip específico y tener mucha paciencia. Es cierto que puedes probar otras alternativas, aunque no te las aconsejamos porque, entre otras cosas, se suelen limitar a las redes inalámbricas con protocolo de seguridad WEP, el menos seguro que hay y que, prácticamente, está en desuso.

Piratear desde iPhone

Aunque no lo parezca, los teléfonos iPhone son bastante buenos a la hora de hackear redes Wi-Fi. Su mayor inconveniente es que no son tan capaces como un ordenador, lo mismo que sucede en el caso de Android, pero sí que tienen unas prestaciones que les sirven para obtener resultados bastante sorprendentes en esta materia. Así, desde ya, te aconsejamos que descargues la app Wifi2Me, ya que es la mejor para piratear claves de redes inalámbricas en iOS. Necesitarás Jailbreak en el teléfono y te adelantamos ya que no todas las redes ni routers dejarán pasar a esta aplicación, pero, en aquellos en los que funcione, no fallará.

Si te interesa seguir con este método, tan solo lee a continuación. Estos son los pasos para piratear una red Wifi con un iPhone:

  1. Busca, descarga e instala la app de Wifi2Me en tu teléfono, aunque también puedes usarla en iPad si lo prefieres.
  2. Cuando ya esté lista, ábrela para empezar a usarla.
  3. Pulsa en “Networks” y verás todas las redes a tu alcance. Selecciona aquella que quieras piratear, aunque tendrás que ver si aparece como compatible.
  4. Tras eso, tan solo tienes que dejar que la app y el smartphone trabajen. Necesitarán entre minutos y horas para conseguir la password.
  5. Al terminar, verás la clave que buscabas por pantalla.
  6. ¡Ya tienes la contraseña!

El único inconveniente de este método, como ya hemos indicado, es que no funciona con todos los routers ni redes inalámbricas disponibles. Puede presentar muchas limitaciones, aunque, si se da el caso de que encaja con la wifi que quieres piratear, no tendrás problema alguno a la hora de utilizarlo. Como has visto, el proceso es la mar de sencillo.

Proteger la contraseña de tu red Wi-Fi frente a hackeos

Si quieres evitar que cualquiera con malas intenciones se cuele en tu red inalámbrica, solo necesitas seguir un par de procedimientos bastante fáciles. Hace falta tener un mínimo de conocimientos de informática, aunque, en realidad, lo que tienes que hacer no es para nada complicado. Nuestro consejo es que sigas estas dos pautas que te vamos a dar a continuación: cambiar la clave por una más difícil y, además, establecer un bloqueo por MAC.

  • Renovación de contraseña: conecta a tu router a través del navegador (introduce como URL “192.168.0.1”, “192.168.1.1”, “192.168.0.0” ó “192.168.1.0”), acceder a la configuración inalámbrica y cambia la clave por otra nueva. Busca una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos que, además, cumpla con los requisitos de espacio del cifrado que uses. Te aseguramos que así dificultarás mucho el acceso a cualquiera que lo intente.
  • Bloqueo de MAC: de nuevo en la configuración del router, puedes hacer que solo se conecten aquellos dispositivos que tú ordenes, introduciendo sus direcciones MAC (que son algo así como el DNI inalámbrico de cualquier dispositivo). El problema de este proceso es que, cada vez que tengas que facilitar acceso a alguien, tendrás que acceder a la configuración. No obstante, así impedirás que cualquiera conecte.

Con tan solo cumplir estos dos puntos, tu red inalámbrica se blindará casi por completo. Solo aquellos que tengan conocimientos muy avanzados de hackeo podrán colarse en tu Wi-Fi.